Desde hace mas de 15 años, el grupo político de la costa Claro viene denunciando los continuos vertidos de aguas fecales en calles y playas de Orihuela Costa. Ya en 2016, el portavoz de Cambiemos Carlos Bernabé exigía a hidraqua, un mayor control y transparencia en la renovación y mantenimiento de la red de aguas y saneamiento. Al incesante aumento de población, los problemas que sufre la costa han ido en aumento sin parar. En los últimos 2 años, se han producido varios vertidos, uno de ellos echó mas de 60.000l de aguas fecales que fluyeron por la Avda. de Villamartín, atravesaron la N332 en la rotonda de La Zenia y amenazaron la Playa de Calabosque, una de las playas que hace una semana fue noticia por el cierre de tres playas en la costa oriolana por la contaminación del agua. Bien conocemos y olemos los problemas de una depuradora que ya no pasa la itv desde hace años.

Desde Salvemos Cala Mosca lamentamos la gestión que ha estado realizando el ayuntamiento de Orihuela históricamente en la costa, donde la carencia de servicios es evidente, año tras año. Las hemos sufrido y nos las han contado, hasta el punto de acostumbrarnos a ellas y no esperar nada del Ayuntamiento. Las carencias se producen pese a las quejas vecinales que son anuladas en las elecciones, ya que la mayoría de la población de la costa no vota en Orihuela.

Este Ayuntamiento, del color político que sea, no se puede permitir, ahora mismo, el lujo de dar nuevas licencias de obra en la costa si no tiene los servicios garantizados, y las que tenga debería pararlas por responsabilidad hasta asegurar que, por ejemplo, no haya un nuevo desbordamiento de aguas fecales por las calles. Los servicios afectados por las quejas son varios y giran en relación a la seguridad, la limpieza viaria, cuidado de parques, aguas fecales o movilidad, es decir los atascos y la falta de transporte público. Los problemas, no solo se repiten cada año, sino que aumentan porque lejos de ponerles solución, el Ayuntamiento parece que solo se preocupa de meter más viviendas, para las que dan igual las condiciones.

Desde Salvemos Cala Mosca reivindicamos un Ayuntamiento responsable con sus obligaciones.

No solo no cumple, sino que además destruye. Destruye nuestra biodiversidad medioambiental natural de la zona costera para colocar más viviendas que multiplicarán los problemas ya existentes y que son notables, pero no aceptables. La calidad de vida de los vecinos debería ser la prioridad, mientras que parece que las ideas del histórico Ayuntamiento van en sentido opuesto. Sentido contrario al respeto por la costa para cumplir con sus deberes como gestor. Los vecinos de Orihuela Costa repetimos, no se nos respeta. Por todo el respeto que merecemos, el Ayuntamiento debe plantear soluciones que empiecen a aplicarse ya, en la medida de lo posible. Solución, con o sin color político pero necesaria, es la conservación del entorno de Cala Mosca, porque es nuestro último kilómetro de costa sin construir, donde cohabitan especies singulares que pueden llegar a desaparecer debido a la avaricia constructora, destructora de nuestro entorno y constructora de problemas cuando los responsables no cumplen con los servicios para la población. Siento que cuando esté todo destruido, con mil una urbanizaciones ya medio vacías, nadie quiera vivir con esta carestía de servicios, lamentaremos entonces la riqueza perdida y vendida con el dinero que también se fue.

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.