Lo que está pasando en el entorno natural de Cala Mosca, como en tantos otros lugares costeros y espacios naturales, lejos de ser un problema local, es una situación global que demuestra la ética de los gobiernos y sus intereses reales. La consecuencia es la destrucción de estos entornos naturales que estos gobiernos tienen el deber de preservar.

El redactor de esta web

Enlace a la noticia

Canadá, Rusia, Chile, Groenlandia, Australia, Brasil, Indonesia y EE UU son algunos de los países que albergan áreas costeras que se mantienen inalteradas. El resto, sobre todo en las regiones tropicales y templadas, sufre una gran degradación debido a la presión humana por la expansión de las zonas urbanas, la densidad de población, los cultivos, la contaminación química o el transporte marítimo, entre otras amenazas.

 

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.