En Cala Mosca acaba de aparecer un ejemplar de tortuga boba muerta, según parece por su aspecto. Se ha encontrado en buen estado por lo que habría que suponer que no se encontraba lejos de la costa cuando murió. Una especie más a proteger en el litoral mediterráneo que está saturado por la masificación humana, donde no queda espacio para la fauna ni la flora, ni ahora para las tortugas. Esta especie necesita de entornos vírgenes para poder anidar.

 

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.